Un estudio demuestra que pasar menos horas delante de la televisión y el ordenador ayuda a frenar la obesidad infantil

En EE.UU. se ha llevado a cabo un curioso experimento doméstico con el que se ha podido concluir que limitar las horas que los niños pasan delante de la televisión y del ordenador permitiría reducir significativamente el índice de masa corporal de los pequeños con problemas de obesidad. El estudio se realizó durante dos años con 70 familias de Buffalo, a cuyos niños se le recortaron las horas de tv y ordenador a través de un dispositivo electrónico que limitaba progresivamente el tiempo de exposición de los niños a la llamada “caja tonta”, hasta alcanzar el 50% con respecto al principio. Los niños recibían algún dinero como recompensa, además de un tablón que iban a rellenando con pegatinas que representaban sus logros. En los niños que redujeron el consumo de tv y ordenador descendió su consumo de calorías.
Los investigadores explican que la reducción de peso que experimentaron los niños del estudio no se debió a ejercicio físico, sino a que pasaban menos tiempo frente a la tele, consumían menos calorías. “Ver la televisión se relaciona con el consumo de comida rápida y resfrescos que aparecen en los anuncios de televisión”, explican estos especialistas. Por ejemplo, la aparición de alguno productos “inscrutados” en los dibujos animados pueden promover su consumo entre los pequeños, que pueden acabar “relacionando el hábito de ver la tele con el hecho de comer”. Esto es la tan conocida para todos “merienda” de los niños en las tardes en casa frente al televisor, que además muchos dedicaban a jugar a los anuncios mientras tomaban la merienda y veían los dibujos o series infantiles. Pero hoy en día, según parece, el problema es que se alarga más – ya no le sigue la parte de jugar en la calle y desgastarlo todo -, y por ello se consumen más calorías y productos de bollería y similares.

Televisión, niños y comida rápida/bollería

Comments

  1. Ernesto Ramiro says:

    Qué podemos hacer cuando toda la información viene por esos medios y los niños están ávidos de nuevos juegos y diversiones… donde están los viejos juegos infantiles grupales con la patota del vecindario.

    Como padres es un reto constante dirigir a nuestros hijos en este mundo cada vez más acelerado y moderno.

    Ernesto Schutz

Speak Your Mind

*