Cuando los juguetes y las chuches ofrecen arte

Imagen: DPA Press Association Image

Una estupenda forma de acercar el arte a los más pequeños pero sin dejar de lado a los adultos es lo que proponen multitud de artistas que realizan sus obras de arte con los juguetes de los más pequeños, incluso con golosinas. Con ellos crean y diseñan objetos, que pasan a formar parte de las galerías de los museos.

Sin duda, una forma divertida para que los peques entiendan y se acerquen al arte, incluso para que participen, creen o se inspiren. La gran ventaja es que esos materiales los tienen a su alcance y en su poder; una forma de sentirse pequeños artistas o simplemente una manera útil para que perciban que el mundo del arte también está a su alcance y pueden entenderlo.

Artistas como Nathan Sawaya´s, que realiza espectaculares esculturas con piezas de LEGO y conocido mundialmente, actualmente expone en el ArtScience Museum at Marina Bay Sands de Singapure. Mientras otro artista alemán Johannes Cordes representa a figuras claves de la infancia como Mickey Mouse o al Pato Donald, entre otros, con ositos Haribo.

El reciclaje para aquellos juguetes rotos o los que quedaron olvidados en el cajón, es otra forma de que vuelvan a tener un gran uso. Interesantes son las propuestas como las de las artistas Agustina Woodgate que utiliza la “piel” de los peluches para crear espectaculares alfombras. O la conocida Freya Jobbins que realiza llamativas esculturas con esas piezas de muñecos olvidadas o rotas.

No son solo juguetes las obras de todos estos artistas. Son obras de arte, son otra forma de comunicación e inspiración.

 

Speak Your Mind

*