Armstrong, el héroe caído que acabó pidiendo perdón

Siete tours de Francia encumbraron a un ciclista con una de las carreras deportivas más prolijas en honores y premios. Su batalla contra el cáncer y la consiguiente campaña vital junto a Nike LIVESTRONG perfilaron al deportista perfecto, hasta ahora. Hace unos días Lance Armstrong, en el programa de Oprah Winfrey, confesaba que recurrió a sustancias prohibidas para lograr sus siete triunfos en el Tour de Francia.

Uno de los motivos que le impulsaron a ponerse delante de las cámaras fue el futuro bienestar de sus hijos. Debía pedir perdón. Entre lágrimas Armstrong reconoce que le dijo a su hijo Luke de 13 años “No me defiendas más“. En la entrevista el ciclista comenta que un día descubrió a su hijo defendiendo su honradez ante cualquiera que la pusiese en duda. El chaval había confiado ciegamente en su padre y así lo exponía en la escuela y en las redes sociales. Lance veía como su hijo Luke acababa contraatacando y defendiéndole con vehemencia ante cualquier que lo acusara. En ese mismo instante Lance comprendió que tenía que dar explicaciones de todo y debía empezar por su hijo.

Bajo la filosofía del “todo vale” Amstrong se acabó convirtió en un héroe. El americano ha encarnado la deshonra deportiva y su legado se ha acabado traduciendo en lograr el éxito a cualquier precio.

Queremos poner el foco en su perdón y su honestidad tardía. Después de tantos años, el deportista ha reconocido públicamente su fallo y se arrepiente. En un mundo mediático donde pocas son las personalidades que conscientes de los fallos cometidos se retractan, es de valorar la actuación de Armstrong. Lance lo ha hecho, ha pedido perdón a todos aquellos que confiaron en él, a los que apostaron por su carrera y a sus familiares, con los que vivía una gran mentira.

Esta noticia puede servir para enviar a los más pequeños un mensaje de responsabilidad. Un mensaje que refuerce la idea de que el fin no justifica los medios y que con esfuerzo y sacrificio se puede llegar a ser un verdadero profesional y un gran deportista. Queremos acabar con la frase que le recordó Oprah a Armstrong antes de finalizar la entrevista “la verdad te hará libre“.

Speak Your Mind

*