¡Por mi hija hackeo hasta el Donkey Kong!

De héroes y heroínas va esta historia. Para Mike Mika hacer feliz a su hija ha supuesto reprogramar un videojuego, invertir los roles de los protagonistas y pasarse una noche entera en vela preguntando a algún hacker insomne por internet. El resultado ha sido confirmar la máxima de que por una hija se hace lo que sea, incluso reescribir un videojuego y que Mario Bros sea el rescatado y no el rescatador.

La historia de Mike Mika y su hija, de 3 años, destaca por lo doméstico de la historia y lo global de su repercusión. Mike y su hija son dos apasionados de los videojuegos, concretamente de videojuegos ochenteros. Una de esas nuevas herencias peculiares que los padres que crecieron con la “Game Boy” dejarán a sus nativos digitales.

Una tarde en la que la niña jugaba a Super Marios Bros 2, cambió de juego y recaló en el Donkey Kong. Quería seguir jugando con el avatar de la princesa Peach, pero !ups¡, es Mario Bros el protagonistas y la princesa Pauline la prisionera. La tristeza de la pequeña acabó convirtiéndose en una pregunta a su padre ¿porque no puedo jugar con la Princesa?. Su padre reconoció que la petición tenía todo el sentido del mundo ¿por qué no podía ser ella la heroína?. Mike consiguió hacer una versión particular del videojuego en la que la princesa Pauline rescataba a Mario. Una historia más esos padres molones que no tienen límites.

Speak Your Mind

*