El tigre que se convirtió en jirafa

Pan de tigre3

El hecho de que los niños no se conforman con una respuesta insulsa es algo que sabe todo aquel que conozca a uno. Los porque sí o porque yo lo digo suelen ser contestaciones que no satisfacen la curiosidad de los más pequeños, que insisten una y otra vez hasta no ver resuelta su inquietud. En ocasiones pueden causar un auténtico dolor de cabeza e, incluso, poner en evidencia a los mayores –esos seres que parecen saberlo todo y que enmudecen ante cuestiones como por qué la luna se ve unas veces amarilla y otras, naranja–, pero atender a sus preguntas no sólo despeja sus dudas … [Read more...]